El impacto de la ITV en el negocio del taller

El impacto de la ITV en el negocio del taller

La Inspección Técnica de Vehículos es el único ‘termómetro’ más o menos fiable para conocer el verdadero estado de mantenimiento de los automóviles en España. Con un parque cada vez más envejecido es normal que, año tras año, el número de vehículos obligados a pasar la inspección se incremente, pues, por ejemplo, en el caso de los turismos, a partir del cuarto año desde la matriculación ya están obligados a pasarla ¿Afecta esto realmente al taller? No es fácil cuantificar qué impacto real tiene la ITV en la cuenta de resultados de los talleres ¿o sí? El único estudio al respecto tiene ya unos años pero nos puede dar la medida de dicho impacto. Así, según un informe realizado por la patronal de talleres Conepa con datos de 2012, la actividad de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) generaba una facturación de 1.700 millones de euros al año para los talleres de reparación de automóviles. El estudio destacaba que por cada euro que los automovilistas españoles abonaban para realizar la ITV, destinaban otros 3,40 € de media a operaciones de taller preparatorias o posteriores para solventar los defectos registrados. E iba más allá: en el caso de los talleres de electromecánica, el negocio generado en torno a la ITV representaba de media entre el 15% y el 25% de su facturación total ¿cuál es tu experiencia? Más coches en la ITV y más defectos Hagamos un pequeño ejercicio: en 2012 el total de defectos detectados por las ITV en España en los 16.977.367 vehículos que acudieron a la primera inspección fue de 17.919.139, de los que 5.635.780 eran graves (aquellos...
Coche de sustitución: ¿herramienta adecuada de fidelización?

Coche de sustitución: ¿herramienta adecuada de fidelización?

Diferenciarnos de la competencia para captar y fidelizar clientes. Esta es una de las ideas que, al calor de la crisis, más se ha extendido y alimentado entre los negocios de reparación de vehículos. Aunque son diversas las herramientas al alcance del taller para conseguir esa diferenciación, una de las que más se ha generalizado ha sido ofrecer coche de sustitución o de cortesía para que la movilidad el cliente no se vea interrumpida mientras su vehículo permanece inmovilizado en el taller. Unos talleres han optado por ofrecer este servicio repercutiendo su coste en la factura a abonar por el usuario mientras otros muchos han preferido dar este servicio de forma gratuita asumiendo ellos el coste de dicho servicio. Sin embargo, este servicio que presta el taller con el objetivo de fidelizar al cliente, tiene un alto coste que desconoce el usuario, incluso muchas veces el propio taller. Por este motivo, Solera, la consultora de automoción, ha realizado un estudio, del que se hace eco El Economista, para conocer cuánto supone para un taller ofrecer este servicio a partir de los datos aportados por un taller oficial. Así, el resultado del estudio desvela que el servicio de coche de sustitución supone el 4,6% de la facturación sobre la mano de obra del taller; una cifra muy elevada en opinión de Solera si se tiene en cuenta que tan sólo se ofrece al 5% de los clientes que acuden al taller para una reparación mecánica y al 20% en el caso de que se tenga que acometer una operación de carrocería. José Luis Gata, de Solera, explica que la mayoría de...
Las quejas de los conductores tras una reparación: principales motivos y cómo evitarlos

Las quejas de los conductores tras una reparación: principales motivos y cómo evitarlos

Igual que el taller dispone de herramientas digitales que facilitan su trabajo diario, los consumidores actuales tienen a su disposición herramientas ‘de acción inmediata’ (los chats en vivo, las redes sociales…), que se han sumado a otros canales ya tradicionales como el correo electrónico o la atención telefónica, y que han permitido al cliente un acceso casi instantáneo al vendedor de un producto o servicio (ya sea online o físico). De esta forma, el trato ‘cara a cara’ y el online prácticamente se han equiparado en este sentido. Si a ello sumamos que ese cliente, digital, tiene al alcance de su mano una cantidad ingente de información así como la posibilidad de comparar, obtenemos un usuario ‘hiperinformado’, que sabe lo que quiere. Esto, al final, supone un alto nivel de exigencia para los comercios si quieren estar a la altura de dichas exigencias. Los consumidores son muy exigentes por lo que no les cuesta castigar a los comercios que no cumplen sus expectativas, y premiar a los que sí. Expectativas del cliente del taller Para el taller, un servicio bien hecho y de calidad es la mejor manera para conseguir que sus clientes estén satisfechos, lo que funciona como punta de lanza de una estrategia global para fidelizar a ese cliente que no queremos que se vaya a la competencia porque no hemos sabido (o podido) cumplir esas expectativas. Sin embargo, por más pulcra que queramos que sea nuestra actuación, desde que el cliente se pone en contacto con nuestro taller para concertar cita o pedir un presupuesto hasta que se lleva su vehículo ya reparado, son muchos los pasos...
Bajas laborales: las más recurrentes y cómo afectan al taller

Bajas laborales: las más recurrentes y cómo afectan al taller

La eficiencia y la productividad están expuestas a numerosos factores en el taller. Uno de los que puede pasar desapercibido es de las bajas laborales y su incidencia en el ritmo de trabajo del taller. Unas bajas laborales que suponen ya la pérdida de la jornada anual de más de 100.000 empleados, según el Observatorio nacional de absentismo 2018 de Asepeyo. Este estudio señala que el año pasado se mantuvo el aumento de las bajas laborales en España, bajas que disminuyeron drásticamente con la crisis económica, pero que con la mejora de la economía y, con ella, de los datos del paro, vuelven a repuntar. En concreto, el pasado ejercicio aumentaron en un 13,4%. La media de las bajas laborales fue de 38,6 días. De ellas, las patologías psiquiátricas fueron las más largas, con 104,6 días de media mientras que las debidas a una gripe suponen unos 8 días. Una razón más para cuidar a los empleados, luchar por tener un buen ambiente laboral o ayudar a conciliar para reducir el estrés del día a día. En este sentido, influyen también las cuestiones posturales en el trabajo, puesto que las patologías de columna suponen un 15,41% de las bajas y que son las que más casos acumulan. Así, la prevención de riesgos laborales es uno de los aspectos que toda empresa debe cuidar, más en un sector como el de la reparación de vehículos. Les siguen las bajas psiquiátricas con un 8,7%. Medidas preventivas para evitar bajas laborales Por lo que respecta a los tramos de edad, más del 50% de estas bajas se registran entre los 31 y...
El taller y su labor como prescriptor de seguridad vial

El taller y su labor como prescriptor de seguridad vial

A pesar de que los datos económicos del sector han mejorado en los últimos años (lo que debería ser consecuencia de una mayor afluencia de los vehículos a los establecimientos de reparación), lo cierto es que esto no parece ser así. Los datos sobre la siniestralidad en las carreteras han vuelto a repuntar y en la Dirección General de Tráfico (DGT) se han encendido todas las luces de alarma. Los meses de verano son claves para determinar si los esfuerzos por concienciar a los conductores tienen el efecto esperado. En el verano de 2018, los datos fueron muy negativos. Las estadísticas oficiales revelan que murieron 4 personas de media todos los días en accidentes de tráfico, un 15% más que en 2017. ¿Qué pasará este año con una previsión de 90 millones de desplazamientos? La DGT parece decidida a reconducir la situación. El dispositivo de vigilancia en las carreteras se ha incrementado tanto en medios humanos como materiales. Las autoridades de Tráfico también han puesto el foco sobre la importancia del mantenimiento del vehículo, especialmente antes de realizar un desplazamiento largo. La edad media del parque automovilístico en España es de las más altas de la Europa comunitaria. La DGT recuerda que alrededor de la mitad de los vehículos tiene más de 10 años y esto supone un riesgo añadido. De hecho, la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) estima que la edad media es de 12,3 años. Al margen del desgaste propio del paso del tiempo, los vehículos más antiguos carecen de medidas de seguridad que sí son habituales en los más nuevos. Una percepción...